Nuestra pizzería, Comes en Toledo, está situada en uno de los rincones más bonitos de Toledo, con una carta apta para todos los paladares, incluso para aquellos que, como los celiacos, ven restringida su dieta por motivos de salud.

Seguramente, si eres toledan@, todo esto lo conozcas de primera mano, nos hayas visitado y ya conozcas nuestra carta. Sin embargo, hoy queremos aventurarnos un poquito más en el corazón de nuestra casa y contarte cómo es el día a día de nuestros chefs. ¿Te apetece dar un paseo por nuestra cocina?

Como cada mañana, a las 9 en punto abrimos la puerta de nuestro local. Seguimos una rutina muy parecida cada día, planificación y constancia son claves para mantener intactos los sabores memorizados en los paladares de nuestros clientes que nos visitan durante el día a desayunar, comer, merendar o cenar.

Al tener una carta muy variada, la preparación de los platos también es muy dinámica. Cada semana ofrecemos un desayuno distinto, eso sí, con un mismo ingrediente, una dieta sana y equilibrada para que los comensales puedan escoger entre dulce o salado y la bebida con la que desean acompañar su plato.

Nuestras cocineras Bélgica y Joselin que llevan trabajando más de 15 años en el sector hostelero y en el COMES desde sus inicios, es algo que nos permite reinventar nuestra carta y variar la propuesta gastronómica. Algo que a todo el que nos visita le encanta, pero que puede llegar a ser un auténtico reto en cocina porque las expectativas con la que llegan los clientes cada vez son más altas.

Ronald, junto con su equipo en pizzería, son los responsables de que las pizzas siempre estén en su punto y para conseguir eso, es necesario tener un control perfecto de la fermentación de la masa, que los ingredientes vayan es su justa medida, que la temperatura y tiempo de cocción en el horno sea el óptimo ya que solo así se puede conseguir bocado delicioso y equilibrado.

En el COMES, además de nuestras pizzas artesanas, el resto de nuestros platos son caseros como por ejemplo: la lasaña, un clásico que nunca pasa de moda, pero cada día son más los que se decantan por probar el risotto o un plato muy particular y con mucha personalidad “pasta fresca con albóndigas de la abuela”. Una receta que casi nos hace sentir que vayamos a encontrarnos en medio del salón con la Dama y El Vagabundo, os lo recomendamos muchísimo. Un toque italiano con mucho de nuestra tierra que es la clave para satisfacer a paladares locales y extranjeros.

Día tras día nuestras pizzas van tomando la delantera de los platos propuestos en nuestra carta y esto nos lleva a pensar en nuevos proyectos y retos que no sería posible sin el compromiso e implicación del equipo de cocina, sala y pizzería porque todos tenemos la misma misión: Satisfacer al cliente.

El trabajo de cocinero/a requiere una gran pasión por la cocina, mucha concentración, constancia y sacrificio. La hostelería tiene un horario muy sufrido, ya que nuestro ocio comienza cuando echamos el cierre y os decimos adiós.

Si estás enamorado de esta profesión, te animamos a que luches por tus sueños y no dejes de aprender, improvisar y equivocarte en la cocina, ya que las mejores recetas surgen al probar muchas veces una idea.