La lasaña, junto con la pizza, es el plato estrella de la cocina italiana, es uno de los platos preferidos de los amantes de la pasta y aquí en COMES lo tenemos.

Lo cierto es que este delicioso plato está compuesto por diferentes capas de masa con tomate casero, queso gratinado acompañado de carne y otras de atún, pollo, cerdo o verduras. Aparte de todos los ingredientes que lleve, siempre consigue el mismo resultado…te hace la boca agua!

Pero, ¿sabrías decirnos algún dato sobre este plato? Es curioso que, pese a ser uno de los platos más populares de pasta, le rodean muchos datos que la mayoría de las personas desconocen.

Hoy te desvelamos algunas de las curiosidades sobre la lasaña más interesantes. Antes de que sigas leyendo te advertimos, hay altas probabilidades de que quieras salir corriendo a nuestro restaurante COMES y comerte nuestra deliciosa lasaña  ¡Empezamos!

1) La palabra “lasaña” proviene del griego “lasanon”, a través del latín “lasanum”, que se refiere al cazo en el que se cocinaba. La palabra singular en italiano es lasagna y en plural lasagne.

Aunque el origen concreto de este plato se desconoce, sí que hay pruebas que demuestran que se empezó a producir en Italia. Sin embargo, en los últimos años, se ha rivalizado ante este aspecto ya que un diario inglés reclamaba la autoría del plato al citar un libro de recetas publicado en 1390 con una dedicatoria del Rey Ricardo II.

Los italianos tardaron poco en desmentir este hecho, ya que la embajada remitió a este medio unos textos de Maria Borgogno de 1316 donde aparecían datos sobre la lasaña.

2) ¿sabrías que tiene su propio día? El 29 de julio se celebra oficialmente el Día Mundial de la Lasaña, otro hecho que demuestra lo popular y querido que es este plato.

3) En el restaurante “Del Posto” en la ciudad de Nueva York, ofrecen una lasaña hecha con 100 capas: 50 de pasta y 50 de salsa con carne. Su éxito radica en que las capas de pasta son tan delgadas que casi son transparentes.

4) La lasaña fue muy querida como alimento para los marineros. La República de Génova, de hecho, los sirvió en barcos desde las 1100. ¿Se pregunta cómo los cocinaron? La lasaña es uno de los mejores alimentos calentados que al día siguiente. O varios días después mantiene su delicioso sabor.

5) ¿Un libro en forma de lasaña? Aún mejor: un libro en forma de lasaña que puedes comer. The Real Cookbook es un brillante invento alemán, un libro de recetas cuyas páginas están hechas de hojaldre, listo para terminar en el horno.

Receta casera lasaña

Su preparación e ingredientes varían según la región donde se prepare. Debido a la internacionalización del plato, en algunos lugares se le prepara con 2 tipos de salsas, como la de carne molida con salsa de tomate y salsa blanca bechamel a este tipo de lasaña se le suele denominar también Lasaña Boloñesa en honor a la salsa boloñesa.

Para preparar la lasaña al horno es necesario tener un buen recipiente refractario que contendrá los ingredientes finales de la lasaña, se aconseja emplear recipientes de hierro fundido con una profundidad de al menos 10 centímetros con el objeto de poder realizar diferentes capas.

Los expertos mencionan que una buena lasaña debe tener cinco capas, se debe engrasar el fondo. Aparte se elabora la salsa bechamel, se fríe el contenido, carne con salsa de tomate, especias y las placas de pasta se ponen a remojar en agua caliente con aceite para que no se peguen.

Sobre el recipiente refractario se van echando las placas de pasta humedecidas, encima de ellas se vierte el contenido y posteriormente la salsa de bechamel, se repite esta operación con queso hasta llegar a la parte superior en la que se espolvorea virutas de queso para que gratine. Se mete el recipiente en el horno aproximadamente 20 minutos ese intervalo de tiempo dependerá de la cantidad, en un horno a 200 grados centígrados, al final el queso debe estar un poco gratinado.

¿Qué te han parecido estos datos? Recuerda que en nuestro restaurante COMES puedes probar nuestra deliciosa lasaña. ¡Te esperamos!