Restaurante para celíacos en Toledo

 

¿Estáis ya cansados de escuchar?

¡Ya no puedes comer todas las cosas ricas…¡Yo me moriría!

Podemos comer exactamente lo mismo que otras personas, igual de rico o más, pero sin gluten.

¡Vas a adelgazar un montón!

La dieta sin gluten, aunque cada vez más gente lo piense, no es un propósito para perder peso, es nuestra medicación, y a cada celíaco le afecta de una manera.

Por ejemplo, muchas personas descubren que son celíacas a raíz de ser muy delgadas y, aunque comen, no engordan, pues tienen el intestino tan debilitado que es incapaz de captar los nutrientes, entre ellos las grasas.

Os presentamos nuestro menú COMES sin gluten, ya que cada vez es más sencillo salir a comer fuera de casa, debemos tener precauciones cuando salimos a comer fuera de ella, especialmente si vamos con no celiacos, porque a la hora de compartir mesa también tenemos que ser conscientes del riesgo de contaminación.

La enfermedad celiaca es un desorden por vida que se encuentra en personas que son genéticamente susceptibles. Daño al intestino delgado es causado por una reacción autoinmune mediada por la ingestión del gluten. El resultado de este daño es que la comida no sea absorbida apropiadamente. Aún cantidades pequeñas de comida que contenga gluten afecta a aquellos que tienen la enfermedad celiaca y causa problemas de salud. Daño puede ocurrir al intestino delgado aun cuando no hay síntomas presentes.

¿Qué es la celiaquía?

Tal y como explica la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), la celiaquía es la intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena, que dificulta la correcta asimilación de nutrientes. En otras palabras, las proteínas de los citados cereales dañan las vellosidades intestinales encargadas de absorber los macro y micronutrientes de los alimentos.

¿Qué se puede y no se puede comer?

A grandes rasgos y de manera generalizada, los celiacos pueden comer sin problemas alimentos frescos carne, pescado, leche, huevos, frutas y frutos secos crudos; y deben evitar pan, pasta y productos derivados del trigo, centeno y cebada. Hagamos una lista algo más detallada.

Estos son algunos consejos fundamentales para reducir el riesgo sobre la mesa cuando nuestros comensales comen gluten fuera de casa.

-Avisar siempre al personal. Aunque estemos en un restaurante con carta para celiacos, o con platos específicos para nosotros, siempre tenemos que recordar a los profesionales que nos atienden que están frente a un celiaco.

Sobre todo en estos tiempos en los que está tan de moda comer sin gluten sin ser celiaco. De esa manera, el camarero y también en la cocina, activarán el protocolo “sin gluten” para que no haya ningún problema a la hora de servirnos.

-Mejor no compartir. Lo mejor cuando somos un montón a la mesa es no compartir, porque aunque los platos sean sin gluten y para todos, quizás a alguno de nuestros acompañantes se le olvide que un gesto tan sencillo como mojar pan en un plato que comparte con un celiaco, hace que no podamos seguir comiendo, porque ya estaría contaminado. Si pedimos nuestros propios platos, evitamos estos problemas. Y si nos apetece compartir, tendremos que advertir una y mil veces a quienes nos acompañan que alejen el pan de esos platos, a poder ser, que lo coloquen en otra mesa para extremar al máximo las precauciones.

Una opción si compartimos raciones es que una vez que se sirven sobre la mesa, retiramos una parte a nuestro propio plato. Asi podremos comer parte del plato sin riesgo. Eso sí, el resto de ración que queda en la mesa ya no podremos comerla porque lo más probable es que se contamine, así que asegúrate de que te sirves una buena cantidad. 

-Preguntar siempre. Cuando pedimos un plato de pasta, una pizza, algo rebozado…es bastante más obvio que no llevará gluten porque se trata de utilizar ingredientes especiales para nosotros. De todas maneras siempre puede haber problemas, así que mejor preguntar, ¿es para celiacos? Nos quedaremos más tranquilos. Por otro lado, cuando los platos se basan en productos naturales son potencialmente más peligrosos, por ejemplo un arroz con carne o con pescado. Es fácil que a la hora de hacerla se les haya podido colar algo, algún espesante, algún colorant. Si controlan el tema no tiene por qué haber problemas, pero mejor preguntar siempre. Además a veces se pueden producir errores en la comunicación entre sala y cocina, y nos pueden traer el plato equivocado, así que mejor asegurarnos de que lo que nos han puesto para nosotros es realmente apto.

Menú COMES para celiacos

Platos sin gluten para celiacos  

  • Ñoquis con salsa de cuatro quesos
  • Milhoja de calabaza
  • Wok de pollo/ternera con arroz
  • Solomillo saltimbocca
  • Ciervo a la pimienta
  • Ensaladada pomodori
  • Ensalada caprese
  • Sepia salteada
  • Risotto de ciervo y verduras
  • Emperador a la sartén
  • Bacalao confitado
  • Hamburguesa de ternera y de pollo
  • Postres
  • Brownie de chocolate
  • Fruta con yogur
  • Helado de vainilla

Para acompañar

Comida no puede faltar cerveza sin gluten